Ansiedad por separación

 

 

 La ansiedad por separación  es un trastorno del comportamiento más característico en perros,   y también se da algún caso en gatos.

 

 

Aunque se puede dar en muchas circunstancias, las mas habituales son: 

  • En perros muy dependientes de sus dueños.
  • Perros adoptados en protectoras.
  • Separación demasiado temprana de la madre.
  • Experiencias traumáticas en los primeros meses.
  • Después de las vacaciones de los dueños o tras largos periodos de trabajo en casa o bajas. 
  • En los perros mayores también se puede dar este trastorno.


Si tenemos en cuenta que el perro es un animal gregario como los lobos de donde desciende, y tienden a permanecer dentro de un grupo, es normal que nosotros como dueños seamos como parte de ese grupo y quiera permanecer junto a nosotros. 

En la APS se pueden dar diversas conductas inapropiadas como

  • La eliminación inadecuada.
  • Excesivas vocalizaciones
  • Destructividad


Y otros síntomas que sin ser molestos para nosotros, nos darían la voz de alarma de que el perro está pasando por un periodo de ansiedad cuando nos ausentamos como:
Vómitos, diarreas, acicalamiento excesivo llegando a provocar dermatitis acral, anorexia y depresión, en el perro  apenas se mueve y no quiere jugar. 

Todos los síntomas que se han nombrado pueden ser provocados por la APS, ¡pero cuidado!, estos síntomas mencionados también pueden ser de otro origen, por ejemplo en el caso de las eliminaciones inadecuadas son diversas las causas que las provocan, una de ellas pueden ser problemas renales en el caso de micciones u otros problemas orgánicos. 

Siempre insisto que ante cualquier alteración de nuestra mascota de comportamiento, lo primero es realizar un chequeo veterinario, y si todo está correcto entonces ya se pueden ir viendo del porque y de donde viene tal o cual síntoma y su tratamiento. 

Estas pautas aunque son muy generales y una vez descartado un problema veterinario son muy útiles para comenzar:

  • Realizar salidas falsas en el caso que ya tenga APS. Aunque lo más efectivo, tras un periodo de vacaciones en el que el perro ya tiene este problema es ir alargando las salidas. Si por ejemplo nuestra jornada es de 8 horas, no es conveniente estar 24 horas con el perro durante un mes, y de un día al otro dejarlo 8 horas solo o mas. 
  • No despedirnos del perro cuando nos vayamos, e ignorarlo cuando llegamos, al menos mientras se muestre ansioso y excitado, le podemos decir hola, pero nada mas que lo sobreexcite. 
  • Un truco que a mi me ha funcionado es prepararme las cosas con antelación y no justo en el momento que voy a salir, sobretodo guardar las llaves en el bolso
  • También es conveniente si a nuestro perro le gusta jugar dejarle juguetes, e incluso prepararle algún juego de olfato, ya que estos les provocan desgaste mental y estará mas tranquilo durante nuestra ausencia.
  • Flores de Bach como las de Rescate, también son útiles, aunque sólo con Rescate no sería suficiente, se tendría que estudiar cada caso y personalizar


Para que el tratamiento de la APS sea efectivo, tanto a nivel de terapia conductual como terapia floral, es muy importante la implicación del dueño y buscar un asesoramiento correcto, ya que aunque el perro tenga conductas destructivas, vocalizaciones excesivas, etc, hay que tener en cuenta que el animal vive ese momento de separación con el dueño con mucha ansiedad y puede desembocar en problemas de salud mas graves. Y nunca, nunca, nunca, castigar al perro cuando al llegar a casa encontremos algún destrozo o alguna eliminación.

 

 

 

Bibliografía y referencias