Que van a hacer las Flores de Bach por ti

Que van a hacer y que no van a hacer las esencias florales por ti

 

 

Estamos acostumbrados a que cuando tenemos un problema de salud vamos al médico, este nos da una medicación y la única cosa que tenemos que hacer por nuestra parte es tomarnos lo que nos han ordenado. Por esta regla de tres, la mayoría de gente piensa que tomar flores es eso. De hecho ya hace algún tiempo, cierta persona con tono irónico me dijo algo así... -bueno, entonces que me quieres decir, ¿qué te tomas 4 gotas y desaparecen todos tus problemas?-       Ojalá fuera tan sencillo, pero no, no funciona así.

 

Sí que es verdad que si conoces las Flores de Bach, por nombrar estas que son las más conocidas, puedes ir a la farmacia o al herbolario, exponer lo que te pasa y con un poco de suerte te harán un preparado, y en otras ocasiones solo se limitarán a venderte el famoso rescate o alguna esencia en concreto para lo que tú estás pidiendo. Pero sin un seguimiento mientras estás con este tratamiento, posiblemente los efectos no sean los deseados, o al menos no con las expectativas que llevas al respecto... Y no digo con eso que no te vayan a funcionar, sólo que los efectos de las esencias son tan sutiles que muchas veces no son perceptibles por la persona, a no ser que realmente se haga un proceso terapéutico. En otras ocasiones la gente puede alegar que no le han sentado bien, y esto quizás es debido a que ha salido algo que a la persona le ha incomodado, lo que llamamos resistencias, o simplemente tras una semana de tomar las esencias la persona cree que no le están haciendo nada y abandona el tratamiento.

 

¿Entonces es necesario ir a un terapeuta floral si quiero tomar las esencias?, pues depende de lo que te quieras implicar en tu propia evolución.

 

Todos somos responsables de nuestros actos y de nuestra vida, si realmente asumimos esta responsabilidad y nos implicamos en cambiar lo que nos molesta, lo que nos disgusta y lo que no nos hace feliz, el saber ponernos en nuestro sitio cuando nos sentimos avasallados por algo o por alguien, podemos dar un gran paso.

 

 Bibliografía y referencias